Enfermedad de Crohn y dolor articular: ¿cuál es la conexión?

Las personas con enfermedad de Crohn tienen inflamación crónica en el revestimiento del tracto digestivo. Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Crohn, pero esta inflamación implica una reacción exagerada del sistema inmunitario. El sistema inmunitario confunde las sustancias inofensivas, como los alimentos, las bacterias beneficiosas o el tejido intestinal, con una amenaza y los ataca. Con el tiempo, esto resulta en inflamación crónica. A veces, esta reacción exagerada puede causar problemas en otras áreas del cuerpo fuera del tracto gastrointestinal. Lo más común es en las articulaciones.
La enfermedad de Crohn también tiene un componente genético. En otras palabras, las personas con mutaciones genéticas particulares son más susceptibles a la enfermedad de Crohn. La investigación ha encontrado que estas mismas mutaciones genéticas también están relacionadas con otros tipos de afecciones inflamatorias, como la psoriasis, la artritis reumatoide y la espondilitis anquilosante. La artritis es una afección inflamatoria de las articulaciones que causa dolor en las articulaciones. Si tiene la enfermedad de Crohn, también puede tener un mayor riesgo de artritis.

Dolor articular versus artritis

Se pueden presentar dos tipos de problemas en las articulaciones si tiene la enfermedad de Crohn:

  • artritis:  dolor con inflamación
  • artralgia:  dolor sin inflamación

Si tiene dolor en las articulaciones sin hinchazón, entonces tiene artralgia. Aproximadamente del 40 al 50 por ciento de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) tienen artralgia en algún momento de sus vidas. Crohn es un tipo de EII. La artralgia puede ocurrir en muchas articulaciones diferentes en todo el cuerpo. Los lugares más comunes son las rodillas, los tobillos y las manos. La artralgia de la enfermedad de Crohn no causa daño a las articulaciones.

La artritis, por otro lado, significa inflamación. Si tiene artritis, sus articulaciones serán dolorosas y también inflamadas. La artritis puede afectar hasta el 20 por ciento de las personas con enfermedad de Crohn. La artritis que ocurre con la enfermedad de Crohn es un poco diferente de la artritis normal porque comienza a una edad más temprana.

¿Qué tipo de artritis es más común en personas con enfermedad de Crohn?

Hay tres tipos principales de artritis que pueden ocurrir en personas con enfermedad de Crohn.

Artritis periférica

La mayoría de la artritis que ocurre en personas con enfermedad de Crohn se llama artritis periférica. Este tipo de artritis afecta las articulaciones grandes, como las rodillas, tobillos, codos, muñecas y caderas. El dolor en las articulaciones generalmente ocurre al mismo tiempo que los brotes estomacales e intestinales. Este tipo de artritis generalmente no da como resultado ninguna erosión articular y daño duradero en las articulaciones.

Artritis simétrica

Un porcentaje menor de las personas con enfermedad de Crohn tiene un tipo de artritis conocida como poliartritis simétrica. La poliartritis simétrica puede provocar inflamación en cualquiera de sus articulaciones, pero generalmente causa dolor en las articulaciones de sus manos.

Espondilitis anquilosante

Finalmente, un pequeño porcentaje de personas con enfermedad de Crohn desarrollará una afección grave conocida como espondilitis anquilosante (AS). Esta condición inflamatoria progresiva afecta las articulaciones sacroilíacas y la columna vertebral. Los síntomas incluyen dolor y rigidez en la parte inferior de la columna vertebral y cerca de la parte inferior de la espalda en las articulaciones sacroilíacas. Algunas personas incluso pueden tener síntomas de AS meses o años antes de que aparezcan los síntomas de la enfermedad de Crohn. Este tipo de artritis puede provocar daños permanentes.

Tratamiento del dolor articular

Normalmente, los médicos recomendarían el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como la aspirina (Bufferin) o el ibuprofeno (Motrin IB, Aleve) para aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones. Sin embargo, los AINE no se recomiendan para personas con enfermedad de Crohn. Pueden irritar su revestimiento intestinal y empeorar sus síntomas. Para dolores leves, su médico puede recomendarle usar acetaminofén (Tylenol).

Hay varios medicamentos recetados disponibles para ayudar con el dolor en las articulaciones. Muchos de estos tratamientos se superponen con los medicamentos para la enfermedad de Crohn:

  • sulfasalazina (azulfidina)
  • corticosteroides
  • metotrexato
  • agentes biológicos más nuevos como infliximab (Remicade), adalimumab (Humira) y certolizumab pegol (Cimzia)

Además de la medicación, las siguientes técnicas en el hogar pueden ayudar:

  • descansando la articulación afectada
  • engelando y elevando su articulación
  • hacer ciertos ejercicios para reducir la rigidez y fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones que puede recetar un fisioterapeuta u ocupacional

El ejercicio ayuda a mejorar el rango de movimiento en las articulaciones y también ayuda a aliviar el estrés. Los ejercicios cardiovasculares de bajo impacto como la natación, el ciclismo estacionario, el yoga o el tai chi, así como el entrenamiento de fuerza pueden ayudar.

Cuando ver a tu doctor

Si tiene dolor en las articulaciones, consulte a su médico. Es posible que quieran realizar pruebas de diagnóstico para descartar otras causas de su dolor. Es posible que su médico también quiera ajustar sus medicamentos para la enfermedad de Crohn. Ocasionalmente, el dolor en las articulaciones podría estar relacionado con los efectos secundarios de su medicamento.

Su médico puede recomendarle un fisioterapeuta para que lo ayude a desarrollar un programa de ejercicios para sus articulaciones.

Perspectivas para el dolor articular

El dolor en las articulaciones de las personas con enfermedad de Crohn generalmente dura poco tiempo y, por lo general, no produce deformidad permanente. Su dolor en las articulaciones mejorará a medida que mejoren sus síntomas intestinales. Con los síntomas gastrointestinales controlados con medicamentos y dieta, el pronóstico para sus articulaciones es generalmente bueno.

Sin embargo, si también recibió un diagnóstico de AS, el pronóstico es más variable. Algunas personas mejoran con el tiempo, mientras que otras empeoran progresivamente. Con los tratamientos modernos, la esperanza de vida de las personas con AS generalmente no se ve afectada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *