Desde la década de 1990, la fibromialgia se diagnostica principalmente por la presencia de puntos sensibles, pequeñas áreas del cuerpo cerca (pero no sobre) una articulación que causan dolor cuando se presiona. Si bien no hay duda de que los puntos sensibles son característicos de la fibromialgia, los estudios han cuestionado durante mucho tiempo su capacidad para diagnosticar correctamente la afección.

En respuesta, el Colegio Estadounidense de Reumatología (ACR) revisó sus pautas de diagnóstico en 2010 y nuevamente en 2016, reemplazando el examen de los puntos sensibles con dos pruebas separadas que caracterizan la experiencia general de los síntomas..

Características de los puntos sensibles
El ACR define los puntos sensibles como 18 puntos bilaterales en el cuerpo (nueve en un lado y nueve en el otro) donde se puede sentir dolor inmediatamente debajo de la piel cuando presionamos. No deben confundirse con los puntos gatillo, que provocan dolor en otra parte del cuerpo al presionarlos.

Si el dolor en los puntos doloridos no se siente profundamente, aún puede ser intenso. Si bien es posible que tenga otros puntos dolorosos en el cuerpo, estos son los que comparten la mayoría de las personas con fibromialgia.

Un punto caliente puede costar tan solo un centavo y cambiar en intensidad y ubicación. Los nueve puntos de dolor bilaterales se encuentran en las siguientes partes del cuerpo:2

Músculos anteriores inferiores del cuello
Parte superior del pecho, justo debajo de la clavícula
Músculos del cuello en la base del cráneo
Músculos trapecios de la parte posterior de los hombros
Músculos supraespinoso de la escápula
En la parte exterior del codo, donde los tendones se unen al hueso
Superior cuadrante glúteo externo músculo de las nalgas Cadera externa
Rodilla interna El desafío diagnóstico La fibromialgia es una enfermedad que causa dolor crónico generalizado, principalmente en los músculos, tendones y tejidos conectivos. A veces llamado reumatismo muscular o síndrome reumático, se diferencia de la artritis y otras enfermedades reumáticas musculoesqueléticas en que no causa daño a las articulaciones.

Debido a que aún se desconoce la causa de la fibromialgia, puede resultar muy difícil diagnosticarla. Además, existe un debate de larga data sobre los criterios para diagnosticar definitivamente la enfermedad.

Según las pautas del ACR de 1990, la fibromialgia podría diagnosticarse definitivamente basándose en la presencia de puntos sensibles.2 Para confirmar un punto sensible, el médico presionaría el punto con un dedo o usaría un dispositivo llamado medidor de dolor, que puede medir la intensidad del dolor. cantidad exacta de presión aplicada. Un resultado positivo es aquel en el que se desencadena dolor.

Se confirmaría un diagnóstico de fibromialgia si se sintiera dolor en al menos 11 de los 18 puntos sensibles y dolor generalizado en los cuatro cuadrantes del cuerpo durante al menos tres meses.

Las limitaciones de estas directrices fueron rápidamente reconocidas por los reumatólogos cuyos pacientes a menudo no cumplían los criterios. Debido a que el dolor de la fibromialgia puede variar en gravedad y ubicación, muchos proveedores de atención médica comenzaron a preguntarse si los puntos sensibles eran mejores para caracterizar los brotes de la enfermedad y menos adecuados para diagnosticar la enfermedad en sí.

 

Cambios en los criterios de diagnóstico
Debido a lagunas en los criterios de diagnóstico, la ACR publicó nuevas pautas en 2010, excluyendo los puntos críticos del proceso.2 En su lugar, la ACR introdujo dos herramientas de evaluación separadas: el dolor generalizado (WPI) y la escala de gravedad de los síntomas ( SS). ).

 

 

El WPI es un cuestionario que le pregunta si ha sentido dolor en alguna de las 19 partes del cuerpo durante la última semana. Cada respuesta “sí” recibe una puntuación de 1 para una puntuación máxima posible de 19.

El SS es un cuestionario que se utiliza para clasificar la gravedad de cuatro síntomas diferentes (fatiga, sueño no reparador, síntomas cognitivos y síntomas físicos) en una escala de 0 a 3 para una puntuación máxima posible de 12.

Para diagnosticar definitivamente la fibromialgia, su médico deberá confirmar todo lo siguiente:1

O un WPI de 7 o más con un SS de 5 o más O un WPI de 3 a 6 con un SS de 9 o más
Síntomas que persisten en un nivel similar durante al menos tres meses
No hay otra explicación para los síntomas
Estos nuevos criterios han cambiado el enfoque desde un dolor concreto en un momento dado hacia una caracterización global del estado patológico. Según un estudio publicado en la revista Arthritis Care & Research, estos nuevos criterios identificaron al 88,1{f3a6a30fe8ec83c88e3a096004ddf2d5481b76e701b36185325949387956c891} de las personas con fibromialgia sin necesidad de un examen de los puntos sensibles.3

Esto se consideró una mejora significativa con respecto a los criterios anteriores, donde los primeros estudios habían sugerido que los puntos sensibles, cuando se usaban de forma aislada, sólo podían permitir un diagnóstico correcto en el 50{f3a6a30fe8ec83c88e3a096004ddf2d5481b76e701b36185325949387956c891} de los casos.

Diagnóstico diferencial
Probablemente la parte más importante del diagnóstico de fibromialgia es la exclusión de todas las demás causas de dolor crónico generalizado. Hasta que se exploren y descarten todas las demás explicaciones, un WPI y un SS positivos sólo pueden representar un diagnóstico presuntivo.

Estas son sólo algunas de las enfermedades que un reumatólogo puede explorar según la edad, el sexo, el historial médico y las comorbilidades:2

Espondilitis anquilosante
Hepatitis C
Hipotiroidismo
Lupus Esclerosis
múltiple Miastenia
gravis
Pseudopoliartritis reumatoide Artritis
reumatoide
Esclerodermia
Síndrome de Sjogren
Unas palabras de Verywell
Aunque el diagnóstico de fibromialgia ya no depende del examen de los puntos sensibles, la prueba todavía se puede utilizar para ayudar al médico en el diagnóstico y el tratamiento.

Al mismo tiempo, comprender el concepto de puntos débiles puede ayudarle a encontrar una explicación para el dolor que otros pueden afirmar que está “todo en su cabeza”. Puede brindarle el contexto que necesita para describir con precisión su dolor y otros síntomas a su médico de cabecera o, mejor aún, a un reumatólogo..

 

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *